2.8.10

1579.- (i)racionalidad

A fin de cuentas, no se puede decir que los insectos piensen y, por tanto, la racionalidad no puede ser tan crucial cuando la teoría de juegos se las apaña para predecir su comportamiento en condiciones adecuadas.

Al mismo tiempo, con la llegada de la economía experimental caímos en la cuenta de que los seres humanos tampoco son gran cosa pensando. Cuando hallan el equilibrio de un juego, lo suelen hacer utilizando métodos de prueba y error.


Ken Binmore.

* * *


Binmore escribió el mejor libro de teoría de juegos (Playing for Real), con el peor índice de la historia de la matemática. Quienes crean que los cuatro tomos del Winning Ways de Berkelamp, Conway & Guy le ganan están equivocados.

El índice de PfR es apenas una lista de 21 "títulos", tan descriptivos como: Backing Up (el 2do); Keeping your Balance (8vo); Getting Together (seguido, dos capítulos después por Teaming UP); Just Playing?; o el último: Going, Going, Gone!

En general, la relación entre los capítulos y sus títulos es un chiste privado hasta que uno no los leyó. Después tienen sentido, pero seis meses después de leído el libro, no sirven de nada (lo digo por experiencia). Los que me conocen saben que memoria no me falta, pero me resulta imposible manejarme en las 630 páginas con esos 21 títulos.

Por ejemplo, los títulos de las secciones o subsecciones no están (gran diferencia con el BC&G). Incluso el índice al final por palabras claves es bastante parco.

* * *


Por otra parte, sigue siendo el mejor libro que encontré sobre el tema, y eso que hay otros muy buenos (el de Myerson, por ejemplo; o cualquier cosa que escriba Shubik). El Fudenberg & Tirole, más técnico y difícil, está en otra categoría, y no resulta comparable a los demás. Es muy sólido y completo respecto a las diferentes ramas de la teoría de juegos económica, y como Binmore dice, es el libro que hay que leer para publicar en Econométrica [no me queda claro, todavía, si eso es un elogio o una crítica].

Una cosa rara en Teoría de Juegos es cómo se discuten los axiomas considerados, y cómo los autores de cada libro 'pelean' justificando o defendiendo interpretaciones alternativas, que incluso contradicen lo que acaban de afirmar.

El caso extremo, creo, son los comentarios que intercalan en su libro Osborne y Rubinstein, porque muchas veces uno no coincide con lo que el otro afirma, y discuten en medio del texto!

* * *


Los textos de Binmore agregan una discusión extra, filosófica, muchas veces muy profunda (sólo Shubik llega más lejos, cuando habla de ciencias sociales). Creo que es mucho lo que se puede decir sobre el comportamiento humano vía la teoría de juegos, y es una rama fascinante que no necesita muchos conocimientos previos.

Prometo (y ya me pongo a tipear, que si no no llego, que esta semana agrego un ejemplo concreto).