25.1.03


282.- RIQUEZAS DEL LENGUAJE


Cuando era chico mis padres llamaban 'mogólicos' a los mogólicos. Era normal, en la escuela, los diarios, la radio o la televisión, todos hacían lo mismo. Y nadie tenía mala intención, se decía si era un familiar, el hijo de un amigo, un vecino... Pero alguien decidió que eso sonaba mal, o era ofensivo, y se empezó a hablar de deficientes mentales, chicos downs... Me preguntaba, en mi inocencia de los 9 o 10 años, si ellos se darían cuenta de la diferencia, o si los desorientaría el cambio de nombre. Tal vez durante un tiempo no entendieran que seguían hablando de ellos.

Cuando fui mas grande, escuché una vez a una madre explicándole a su hijo que el vecinito era 'como Corky'. Una legión de sociólogos sin contactos humanos, de psicólogos ignorantes de nociones mínimas de medicina y demás deformadores de opinión continuó con el cambio de nombres. Lo 'cool' es ahora hablar de personas con capacidades diferentes (no! eso ya fue: son capacidades especiales). Me pregunto si, en su inocencia, ellos pensarán que están mejorando la calidad de vida de esta gente.

Ayer, un partido que en toda su historia tuvo una sola elección interna, inventó una nueva expresión, el 'neo lema', que permite doblar (o triplicar, en este caso) el partido sin romperlo. Me preguntaría... no, mejor no me pregunto nada, a ver si algún inocente piensa que esto tiene una explicación racional y crea que se intenta mejorar la calidad de vida de la gente, y me contesta.