15.8.09

1510.- Lucifer y Tolkien

La historia me llamó la atención, así que se las cuento. Si no les interesa, se pueden ir a pasear por la Tierra Media, gracias a google maps.

Sospecho que Tolkien hubiese estado encantado de conocer a Chu, y hubiese disfrutado del malentendido: por un mal manejo del idioma, Hsueh-Heng Chu se hizo llamar Lucifer (por eso de lux + fero, "el que trae la luz"). Ahora prefiere que le digan Luc.

* * *


Dicen que el chabón creció en China, y aprendió inglés para jugar a los videos y leer fantasy/sci fi. A eso se dedicaba cuando a fines de los noventa se enteró de la gran noticia: pensaban llevar al cine la trilogía del Señor de los Anillos.

Mientras otros fanáticos hubiesen comenzado a ahorrar para la entrada, Luc pergeñó un verdader plan chino: se acercó a un editor (chino) y le propuso publicar la trilogía (en chino).

Llegaron a un acuerdo: Luc la traducía, y si se vendían menos de 40 mil ejemplares individuales (o 10 mil packs con los tres), no veía un centavo. Por arriba de eso, recibía un módico 9% por libro.

* * *


Sólo en Taiwan se vendieron más de 220 mil packs con la historia completa...

Uno podría decir que cumplió el sueño del pibe: puede pasar el resto de su vida tirado en un sillón dedicado a los jueguitos, leyendo lo que tenga ganas, y el resto es historia. Pero todavía queda algo más.

* * *


Haciendo honor al apodo que se puso (en el buen sentido, error mediante) invirtió (dilapidó, dirán otros) más de la mitad de su fortuna en dos proyectos: una fundación para promover la literatura fantástica, y la versión china del MIT OpenCourseWare, donde traduce los cursos.

Para más info, hay una nota en el NYTimes, otra en El Fenómeno, y muchas más en el sitio de Chu, Opensource Opencourseware Prototype System.