25.9.03


522.- TEORIA DE JUEGOS 9


(El dilema del prisionero - versión original, también yanqui)

El Misterio De Marie Roget está inspirado en un crimen de 'bestial ferocidad, carnicería sin motivo, una grotesquerie en lo horrible, extraña en absoluto a la humanidad' (...ups, eso era de Los crímenes de la Rue Morgue!) real, el asesinato de Mary Rogers, cuyo cadáver apareció flotando en el río Hudson en el año 1841.

El caso fue tan terrible, que además de varias recompensas, "se prometía completo perdón a cualquier cómplice que declarara contra el autor del hecho".

En su investigación, Dupin concluye que el crimen no fue cometido por una banda:

    "Sólo añadiré un argumento contra la noción de una banda, pero el mismo tiene, en mi opinión, un peso irresistible. Dada la enorme recompensa ofrecida y el pleno perdón que se concede por toda declaración probatoria, no cabe imaginar un solo instante que algún miembro de una pandilla de miserables criminales —o de cualquier pandilla— no haya traicionado hace rato a sus cómplices. En una pandilla colocada en esa situación, cada uno de sus miembros no está tan ansioso de recompensa o de impunidad, como temeroso de ser traicionado. Se apresura a delatar lo antes posible, a fin de no ser delatado a su turno. Y que el secreto no haya sido divulgado es la mejor prueba de que realmente se trata de un secreto. Los horrores de esa terrible acción sólo son conocidos por Dios y por una o dos personas." E.A.Poe

Pocas veces se ve mejor explicado el Dilema del Prisionero que en este párrafo de Poe, y apareció mas de cien años antes que su formulación 'jueguística'. Las 'leyes de arrepentidos', la inmunidad a cómplices que traicionan al resto, los programas de protección a testigos, reducciones de penas y otras bonitas herramientas legales se basan en este principio. Claro que entonces la vendetta es la contra-oferta mafiosa: la justicia te perdonará pero no nosotros, y resulta suficientemente persuasiva como para equilibrar la balanza.