30.9.03


525.- CONEJOS 1


Fibonacci (Leonardo de Pisa, hijo de Bonacci) murió allá por el 1250, Marco Polo nació en 1254. No se conocieron, pero tal vez Marco Polo llegó a leer el Liber Abaci, un manual de aritmética que Fibonacci publicó en 1202, donde introdujo el sistema de numeración arábigo (o hindú, ya que los árabes lo habían traído de la India).

Ambos compartieron muchas cosas: provenían del mismo ambiente, hijos de comerciantes italianos, viajaron por Asia con un ojo en sus asuntos y el otro en las costumbres de los lugares que visitaban. Y a la vuelta publicaron sus experiencias, que iniciaron cambios importantes en la Europa medieval.

Tanto el uso de las cifras arábigas como el del papel moneda (descripto con asombro por Marco Polo, pese a que los comerciantes ya manejaban letras de cambio de los principes) se demoraron unos trescientos años.

Mas aún, en el 1299 el Consejo de Florencia llegó a prohibir el uso de los números arábigos en el comercio. Distintas razones -el 0 era inimaginable hasta el momento, su concepto no era fácil de asimilar, tampoco había unanimidad en los símbolos para cada número- no se podían comparar con la principal y mas preocupante: todo el sistema era fácil de falsificar, trasformar un 0 en un 6, 8 ó 9, el 1 en 7, agregar cifras adelante o atrás.

Fibonacci es mas conocido por la solución del siguiente problema: ¿cuántos pares de conejos se tendrán si cada mes una pareja (de mas de dos meses de edad) engendra otra pareja?