4.9.02

152.- Cuando Alan conocio a James

Durante la segunda guerra mundial Alan Turing tuvo una idea simple y genial para descifrar la Enigma, la máquina codificadora de los alemanes: en las comunicaciones alemanas, ciertos mensajes (el primero de la mañana... (1) por ejemplo) incluían la información climática, con lo cual si se buscaban ciertas palabras como temperatura, humedad, viento, se podía llegar a decodificar el mensaje y obtener las claves que usarían durante ese día. Pero además de la idea, diseñó las "bombas" que probaban mecánicamente todas las combinaciones de estas palabras en el mensaje. Después de horas... (2), se obtenían las claves del día... (3)

Pero así quebraban las claves del Ejército y la Luftwasse, pero no las de la marina alemana, que esquivaban este tipo de patrones repetiti(tititi)vos o transmisiones predecibles. Por otro lado, como los barcos y submarinos que salían de Alemania no volvían quién sabe hasta cuándo, llevaban los libros de claves para todo un mes. Durante mucho tiempo Turing pidió que se capturara uno de estos libros, pues confiaba que con los mensajes de un mes entero descifrados se podrían encontrar patrones que los alemanes no hubiesen advertido. (4)

El problema cayó en manos de Ian Fleming, quien diseñó una misión digna de su hijo James (5): estrellarían un avión capturado en el Canal de La Mancha, con una tripulación de ingleses que fingiesen ser alemanes. Cuando un barco o submarino los rescatase, lo tomarían y se apoderarían del libro de claves. La idea prendió, y se preparó todo para llevarla a cabo. Pero el clima no ayudaba, o no había naves alemanas cerca... con lo cual la operación se difería de un mes a otro.

Dicen que cuando Turing se enteró de los problemas para llevar a cabo la misión, se puso llhoco... (6)



(1) Radio América, 6hs. (1990).

(2) America, 24hs. (2002).

(3) Continental, 17hs. (2001), ahora en La Red.

(4) Entre Junio del 40 y Junio del 41, los submarinos alemanes hundieron mas de 500 barcos aliados. El único signo que tenían de la ubicación de un submarino era "la zona del último hundimiento", no había sonares todavía...

(5) La máquina codificadora descripta en "De Rusia con amor", es justamente la Enigma.

(6) Al final las claves se quebraron sembrando de flores el Mar del Norte y pellizcando barcos meteorológicos; la continuación en este otro post.