22.8.03


489.- LA GENERACION HUERFANA


Cuando terminó la 1er guerra mundial, y como Francia había sido el principal campo de batalla, no quedaban casi matemáticos: Montel y Frechet (análisis funcional y complejo), E. Borel y Lebesgue (teoría de la medida), y Baire (topología). Y todos éstos habían nacido antes de 1880.

En Alemania, sobrevivieron Klein y Hausdorf (topología), Artin y E. Noether (algebra), Weyl (fisica matemática, álgebra, ecuaciones diferenciales...) y Hilbert (todo). De este grupo, los algebristas -Weyl incluído- eran jóvenes, nacidos después de 1880.

Un día, la nueva generación de matemáticos franceses acusó el golpe. Faltaban especialistas de muchas áreas, que en Alemania se investigaban activamente. La década del '30 muestra algunos de los avances más profundos, y todos en la órbita alemana: von Neumann y sus fundamentos de la cuántica -vía los espacios de Hilbert-, Gödel y su famoso teorema de incompletitud en lógica, los desarrollos de Artin, Noether y van der Waerden en anillos y módulos, y geometría algebraica.

En ese momento de la matemática francesa nació Bourbaki. Según A. Borel, en 1934 Cartan y A. Weil estaban enseñando análisis y el único texto era el de Goursat, que tenía mas de 30 años. Un grupo de unos diez matemáticos se reunió para reescribir los textos para enseñar matemáticas. También, el grupo se reunía a leer y comentar las nuevas corrientes que venían de Alemania, y se fijaron el proyecto mas ambicioso de publicar una enciclopedia con toda la matemática. El autor sería Nicolás Bourbaki, pseudónimo del grupo (tomado de un general francés de la guerra franco-prusiana de 1870, según se dice, 'ferozmente derrotado').

Mucho cambió a partir de ese momento. Hay quienes adoran a Bourbaki, y quienes lo rechazan. El nombre ya es un sinónimo de una manera de acercarse a la matemática, de estudiarla, difundirla, de escribirla. Para bien (o para mal), escribieron en forma impersonal, abstracta, casi inhumana (sin apelar a la intuición, sin incluír un mísero dibujo, aún en los libros de geometría)... todo esto para algunos está perfecto y para otros es una aberración.

Para mí, es una historia triste. No creo que haya sido casual el orden de los temas elegidos, o que en el texto se borren las referencias a los autores de los teoremas (a lo sumo, una mención en el final, en las notas históricas). Y lograron crear un matemático que sobreviviera a futuras catástrofes, ya que los miembros de Bourbaki se va renovando y hasta hoy lo mantienen vivo.