27.2.06

1096.- Cientificismo

Hoy iba a escribir un post puteando contra el cientificismo (no contra la ciencia, que no se malentienda), pero como me aceptaron otro paper me cambió el humor (que no las ideas, que tampoco se malentienda). Igual, por ahora no le voy a avisar a mi coautor (tampoco le cambia la vida saberlo o no, aclaremos), que lea el blog y me pregunte si quiere saber (y si no, le digo mañana o pasado).

Encima, me cruzo como 'paper del día' una de esas joyas que en cualquier blog cientificista y/o escéptico destrozarían como pseudociencia, y tiene más material para hacernos reflexionar que en todos los posts que han publicado juntos (je, ya me está volviendo la bronca...) En cualquier momento escribo el post que tenía en mente (me parece).

15 comentarios:

manematico dijo...

felicidades man. un paper aceptado siempre es buena noticia.

JuanPablo dijo...

cierto, mane, y gracias! de paso: el referee me sacó, en la primer versión hizo unas 60 correcciones, -ninguna seria, y algunas tan discutibles como quitar las hipótesis de los teoremas porque total ya están en la introducción donde se describe el problema-, y ahora contraataca con 20... entre las cuales figuran que volvamos a incluír las hipótesis que nos hizo sacar!

JuanPablo dijo...

(me sacó= me hizo calentar, enojar)

tibu dijo...

hola Juan, se puede saber de que versa el paper y donde lo publicas?....

dotuev dijo...

60 correcciones posta o metaforicamente (i.e. un monton)?

JuanPablo dijo...

hola tibu, tanto tiempo! es sobre autovalores y ceros de soluciones de ecuaciones diferenciales, la revista es una especializada en desigualdades, la de mejor impact factor que tiene la palabra "inequalities" en el título ;)

JuanPablo dijo...

60 y 20 (metafóricamente...)

eran 54 y 19 (posta)

pini dijo...

bueno, yo hubiera preferido verte puteando, porque eso de paper de matemática no lo entiendo.
extraño a willis, porque entonces tenía algo de cabida.
ahora o hago un curso veloz de matemática aplicada al blog o quedo afuera, definitivamente.

JuanPablo dijo...

pini, pini... dame unos días y ponemos online a willis

Luis dijo...

Hola Juan, ya que mencionas al cientificismo, me gustaría hacer unas reflexiones (un poco largas, pero creo que útiles). La ciencia es maravillosa, pero el cientificismo tiende a ser un poco dogmático e intolerante (como el fundamentalismo religioso). Esto es una consecuencia psicológica de creer que se tiene la verdad exclusiva y excluyente sobre la realidad. (Otro asunto es que tal verdad exista o no, que se pueda alcanzar, etc. que es un asunto gnoseológico, no psicológico).

La ciencia tiene su puesto, la filosofía el suyo, y la religión también el suyo (aunque en algunos casos se solapen o relacionen, no son lo mismo, y no debe ninguno absorber completamente al otro).

Un ejemplo de cientificismo, disfrazado de “escepticismo” (en realidad, pseudoescepticismo, como veremos más abajo), es el de los autocalificados “escépticos”. Es importante identificarlos y conocerlos con precisión, para no ser engañados por su retórica “científica” (pseudocientífica). Sintetizo mi opinión sobre ellos en los siguientes puntos:

1)Aclaro que no creo que existan los fenómenos paranormales, o al menos, los considero extremadamente improbables.

2)Estoy de acuerdo con la crítica a la pseudociencia y a la charlatanería, siempre que esta crítica sea racional, científica, educativa y respetuosa de la lógica y de la dignidad humana (es decir, que no suponga insultos personales a los creyentes o “investigadores” en estas áreas). No tenemos que ser soez ni vulgares para que nuestra crítica sea eficaz.

3)Como el filósofo Mario Bunge ha explicado, el escepticismo correcto es el metodológico, es decir, el que se emplea como duda ante las afirmaciones no probadas (no solo sobre lo paranormal, sino en cualquier área). Este es el escepticismo que usa la ciencia. Este es el mismo concepto que aparece en las páginas “escépticas” (aunque raramente lo aplican)

Sin embargo, si analizamos críticamente la literatura “escéptica”, nos encontraremos con los siguientes aspectos:

a)Los “escépticos” de lo paranormal, no dudan de ello sino que niegan su existencia. Luego, por definición, no serían escépticos sino pseudoescépticos (al hacerse pasar por escépticos, cuando no lo son). (No critico que se niegue de lo paranormal, sino que denuncio la impropiedad con la que usan el término escéptico)

¿Puedo ser escéptico de la virgen maria, a la misma vez que afirmo categóricamente que existe y que hay que rezarle todos los días? Evidentemente no. Así mismo, ¿puedo ser escéptico de la virgen maría a la misma vez que asevero categóricamente que no existe, y que todo el que crea en ello es un crédulo, un magufo, un irracional? Evidentemente no estoy siendo escéptico, porque no estoy suspendo mi juicio al respecto, sino que afirmo con contundencia su inexistencia. Tengo un juicio ya formado al respecto, no una duda.

Esta es la razón por la cual, en el diccionario de filosofía, Bunge afirma: “El escepticismo metódico debiera ser la norma de todas las búsquedas racionales: solo se duda cuando existe alguna razón para dudar” (Luego, si no hay razón para dudar, no tendría sentido dudar. Por ejemplo, los científicos no son escépticos de la existencia de los planetas, sino que afirman categóricamente que existen. Tampoco son escépticos de las leyes de la termodinámica, ya que no hay razón para tal escepticismo.)

¿Somos escépticos de que existe internet? No. Por el contrario, estamos convencidos de que existe y lo afirmamos con seguridad. De la misma manera, si asevero que todo lo paranormal es falso, o en lenguaje “escéptico”: que es una memez, una chorrada, una irracionalidad, etc. no estoy dudando, sino aseverando firmemente mi juicio al respecto.

Repito, me parece válido negar la existencia de lo paranormal (con base por ejemplo a su incompatibilidad con leyes científicas conocidas), pero en ese caso no estaríamos actuando como escépticos de lo paranormal, ya que no dudamos de su existencia, sino que la negamos (basándonos en la ciencia). Es deshonesto hacer pasar nuestro juicio formado en contra de lo paranormal como actitud “escéptica” o de duda.

b)Los “escépticos” se autocalifican de defensores de la racionalidad, la lógica, la ciencia, etc. pero emplean conductas irracionales. Por ejemplo, califican despectivamente a los creyentes en pseudociencias como “magufos”, “ignorantes”, etc. ¿Cuando se ve en la literatura científica académica semejantes apelativos?

c)No son autocríticos ni críticos de otros escépticos: Nunca verán a James Randi criticando a Martin Gardner, ni Susan Blackmore criticando a Ray Hyman, ni a éste último criticando a Richard Wiseman, ni a Javier Armentia criticando los trabajos de Ares de Blas. (Esto es muy curioso, ya que es constumbre entre los científicos criticarse entre sí en la búsqueda de la verdad. ¿Por qué lo “escépticos” se comportan de esta manera?) En este punto, se comportan como una cofradía que se protege a sí misma y se apoya mutuamente, y no se cuestiona críticamente su propia conducta (aunque sí la de los demás).

Cuando los criticias (ej: alguno de sus textos o artículos), responden acusándote de defensor de lo paranormal, de magufo, de charlatán, de pseudocientífico, etc. Confunden la crítica al pseudoescepticismo con la defensa de lo paranormal (por esta razón, no se critican entre ellos). Esto recuerda a los fundamentalistas cristianos para quienes cualquier argumento contra la biblia es obra de “satanás”.

d)En sus críticas, usan argumentos ad hominem (sea directamente a través de motes como magufos o charlatanes; sea en forma indirecta a través de ironías, burlas, que eufemísiticamente ellos llaman “sentido del humor”)

Como señalé anteriormente, si algún defensor de lo paranormal hace una crítica objetiva al pseudoescepticismo, el pseudoescéptico inmediatamente responde con algo parecido a esto: “el magufo y creyente en pseudociencias dice que nosotros…” (lo cual supone de entrada una descalificación). Generalmente, a esto le sigue una larga lista de falacias en latin (para impresionar e intimidar al lector común) que supuesta o realmente cometió el “magufo” en su réplica. Pero el fondo de la cuestión casi nunca se toca. La crítica puede ser correcta, pero el pseudoescéptico solo se queda en las falacias, en la descalificación, y en la defensa a ultranza de su posición, sin ponderar objetivamente la legitimidad de la crítica efectuada por el “magufo”.

Como sabemos, una verdad puede ser defendida con argumentos falaces. Refutar la falacia no refutaría la verdad de la conclusión (aunque sí debilitaría el argumento). Por tanto, el buscador de la verdad y pensador crítico, no se fija solamente de la debilidad del argumento, sino también de la verdad/falsedad de la tesis que se defiende (que es más importante que los argumentos para justificarla). Incluso, el buscador de la verdad trataría de encontrar los mejores argumentos, a favor y en contra, de la tesis en cuestión.

e)Tienen un inexplicable y pueril fanatismo por lo paranormal y parapsicológico. En su literatura, no se analizan temas científicos complejos, sino que continuamente se habla de ovnis, fantasmas, duendes, reencarnación, astrología, la Tierra hueca, la curación por la fe, y temas similares. Si estos temas son memeces o irracionalidades, ¿por qué tanto interés por ellos? ¿Por qué malgastar su tiempo, intelecto y esfuerzo en tales asuntos? ¿Por qué esa fijación con este tema? Ellos podrían argumentar que su finalidad es educar al gran público… pero de ser así, ¿por qué califican al que cree en tales cosas, que es precisamente el gran público, como crédulos, magufos, estúpidos, irracionales, ignorantes, etc? Es como si yo quisiera educar a mi hijo llamándole imbécil, retrasado mental, infeliz, bestia… (en este caso, no solo estaría demostrando mi mala educación y mi talante soez y vulgar, sino mi incapacidad de razonar lógica y rigurosamente sin ofender personalmente a mi destinatario)

La mayoría de personas adultas (en vez de estar pensando y escribiendo en revistas, foros y blogs sobre brujas, zombies, duendes, extraterrestres y monstruos, ej: el del Lago Ness) se dedican a ocuparse de asuntos complejos de su profesión (si la tienen), o de asuntos prácticos del día a día (ej: la educación de los hijos, la mejora de la relación de pareja, la estabilidad laboral, etc.). Es curioso que los pseudoescépticos (muchos de los cuales son mayores de 40 años de edad… y de los que uno esperaría una actividad más madura y productiva), que califican de idiotez, chorrada o memez todos estos temas, sean los que más obsesión tienen con estos asuntos y más tiempo y esfuerzo le dedican…

f)Los pseudoescépticos, en general, no hacen experimentos sobre lo paranormal, en otras palabras, no investigan sobre estos temas. Esto es consistente con su fuerte creencia pseudoescéptica de que lo paranormal es una memez, una estupidez, una idiotez. Pero no es consistente con la actitud escéptica real (ver más abajo el ejemplo de Carl Sagan)

La “investigación” pseudoescéptica consiste únicamente en leer lo que hacen los partidarios de lo paranormal, y criticarlo (acusándolo de fraude, aunque no presenten pruebas; o señalando errores metodológicos, muchas veces falsos).

Sin embargo, un verdadero buscador de la verdad, un escéptico crítico real de mente abierta, estaría dispuesto a realizar experimentaciones científicas en asuntos paranormales. Un ejemplo de ello es Carl Sagan (quien era realmente escéptico de lo paranormal, aunque no pseudoescéptico), quien en su libro “Cerebro de Broca” sugirió el siguiente experimento (que cualquiera puede hacer) para probar la existencia de la proyección astral: ” Se le pide a un amigo que, en nuestra ausencia, coloque un libro en algún elevado e inaccesible estante de la librería, de modo que no sea posible ver su título. Si creemos experimentar una experiencia proyectiva, flotemos hasta la parte alta de la habitación y entonces podremos leer el título del libro en cuestión. Cuando nuestro cuerpo vuelva al estado normal de vigilia y podamos indicar correctamente lo leído, tendremos una prueba fehaciente de la realidad física de la proyección astral. Desde luego, no debe existir ningún otro posible medio de conocer el título del libro, como por ejemplo entrar solapadamente en la habitación cuando nadie nos observe o recabar información de nuestro amigo o cualquier otra persona enterada del asunto. Para evitar esta última posibilidad, el experimento debe realizarse “doblemente a ciegas”, es decir, que la selección y ubicación del libro debe hacerla alguien a quien no conozcamos y que a su vez no nos conozca en absoluto, y ésta será precisamente la persona encargada de juzgar si nuestra respuesta es correcta.” (Cerebro de Broca, p.p. 35 y 36)

Sagan agrega que, hasta donde él tiene conocimiento, nadie a obtenido una evidencia positiva usando un experimento como este.

Pero adviértase que Sagan señala que, en caso de ser positivo el experimento, “tendremos una prueba fehaciente de la realidad física de la proyección astral”. En otras palabras, Sagan está dispuesto a aceptar el fenómeno si la experimentación lo prueba como cierto. No niega dogmáticamente la posiblidad de su existencia a priori (aunque él pudo pensar que tal fenómeno no era probable) Y no mete sus prejuicios y creencias personales como argumento para rechazar o tergiversar la evidencia (en caso de que ésta se obtuviera). Por el contrario, PROPONE un experimento que nos permite salir de dudas (para el escéptico real, que duda del tema)

Pongo esta referencia, como ejemplo de distinción entre el verdadero escéptico ( que ama y busca la verdad, así sea contraria a sus prejuicios más íntimos, y está dispuesto a aceptar la evidencia en caso de que exista) del pseudoescéptico, que niega con violencia todo lo que sea paranormal y hace juicios negativos a priori (aunque llamándose al mismo tiempo “escéptico”).

Después de haber tratado con pseudoescépticos por más de 10 años, de conocer a fondo su literatura y sus actitudes, puedo recomendarle a todo lector lo siguiente:

1)Familiarizarse con el pensamiento crítico.

2)Aplicar lo aprendido sobre pensamiento crítico contra los propios escépticos. Es decir, evaluar críticamente la literatura “escéptica”, especialmente buscando la presencia de falacias, las premisas tácitas, las contradicciones, el tipo de lenguaje que usan, la forma de responder a las críticas, etc. En otras palabras, ser escéptico de los “escépticos” (Este punto es el más importante. En mi experiencia, quienes hacen estos sistemáticamente, dejan progresivamente de ser pseudoescépticos, y se transforman en verdaderos pensadores críticos)

3)Buscar literatura y páginas web donde se critique el falso escepticismo, y evaluar objetivamente la pertinencia y legitimidad de tales críticas (más abajo pongo algunos links de interés)

4)Aplicar el pensamiento crítico a todas las actividades, no solo a lo paranormal. (No caer en la trampa pseudoescéptica de creer que pensamiento crítico es sinónimo de crítica a lo paranormal. En realidad, la crítica a lo paranormal es UNA de las muchas aplicaciones del pensamiento crítico)

5)No dejarse intimidar por la fraseología ad hominem pseudoescéptica (especialmente, por las acusaciones de magufo, charlatán, pseudocientífico, crédulo, etc.) Tener el valor de formarse sus propias opiniones, en base al exámen crítico de todos los temas y de toda literatura (incluyendo la pseudoescéptica)

El fenómeno del pseudoescepticismo ha sido estudiado en profundidad, aunque en español no se encuentran muchas referencias al respecto. Sin embargo, puedo referir algunas páginas donde se puede profundizar más si el lector lo desea .

Sobre los pseudoescépticos:
http://ojo-critico.blogspot.com/2006/06/luis-alfonso-gamez-arp-y-el-fraude-de.html

Otro link complementario del anterior:
http://www.fraudesparanormales.com/index.php?option=com_content&task=view&id=430&Itemid=45

Lo que el escepticismo debería (y no debería) ser:
http://www.fraudesparanormales.com/index.php?option=com_content&task=view&id=76&Itemid=45

En inglés:
http://en.wikipedia.org/wiki/Pseudoskepticism

Síntomas del escepticismo patológico (inglés):
http://amasci.com/pathsk2.txt

También, la extensa respuesta del Dr.Gary Schwartz a la recensión que hizo Ray Hyman de su investigación con “médiums” es bastante pertinente y elocuente, no porque el Dr.Schwartz tenga razón en su trabajo (no creo que su trabajo pruebe necesariamente la mediumnidad ni lo paranormal), sino porque se demuestra la sutil, habilidosa manipulación pseudoescéptica de Ray Hyman en su recensión:
http://www.enformy.com/Gary-reHymanReview.htm

Por último, una controversia sobre el “efecto de marte” desenmascaró algunas actitudes de los pseudoescépticos norteamericanos. (La importancia de este link, no es si el “efecto de marte” existe o no, algo que no creo, sino las actitudes pseudoescépticas que se manifestaron allí y que son pertinentes para ilustrar mi punto):
http://www.discord.org/~lippard/kammann.html

Saludos

JuanPablo dijo...

Luis, no sabés lo cerca que estoy de tu postura y tus opiniones.

Un detalle, sobre el punto e), es el gran negocio que es el escepticismo. ¿Nunca te fijaste, con todo lo que dicen defender el conocimiento y todo eso, que nunca son gratis sus revistas y demás, que nunca contribuyen gratuitamente? Hasta los blogs -cuando tienen uno- son más una tribuna para hacer propaganda que un lugar donde realmente se demuestre algo

JuanPablo dijo...

tuve, hace ya bastante tiempo, un intento de discusión con un escéptico que consideraba pseudo ciencia a una hipótesis científicamente válida (para no hacerla larga, pensá que la defendían gente como hawking, weinberg, smolin...), y su fanatismo fue tal que llevó las cosas a un terreno personal, del que no hubo vuelta.

Sobre el escepticismo escribí unas cuantas cosas, que no me da el tiempo para linkear ahora, pero podés ver algunos posts míos al respecto:

incógnitas iii
off line, es se... vi (y los anteriores, es séptico v... escepticos i)

Luis dijo...

Juan, completamente de acuerdo contigo sobre la motivación económica.

De hecho, en el primer link que señalo (donde se exponen con referencias exactas y verificables el doble discurso pseudoescéptico), se explica que una de las principales motivaciones de estos sujetos es la económica (ya que en sus profesiones, y salvo honrosas excepciones, no destacan más allá del nivel de mediocridad). En el segundo link, se confirma esta idea (mediante un video).

La razón por la que no señalé directamente ese aspecto, es que mi crítica pretende ser lo más objetiva y honesta posible, que abarque tanto al pseudoescéptico profesional como al amateur (quienes pueden tener motivaciones diferentes: económicas, filosóficas, prejuicios, etc.)

De hecho, a mí no me preocupa mucho los pseudoescépticos profesionales (es decir, los que cobran por su propaganda anti-paranormal, vendiendo libros, dando conferencias, etc.) los cuales tienen interés económico en mantener su postura. Lo que realmente lamento, es la influencia que ejercen en cierto público, sobre todo en jóvenes científicos, que se ven seducidos por su retórica "cientificista" y "racionalista".

Los pseudoescépticos amateurs aceptan acríticamente lo señalado en la literatura "escéptica" contra la paranormal. Suspenden su sentido crítico cuando se ataca lo paranormal. Prueba de ello es que casi no existen artículos críticos entre los propios "escépticos" (excepto, cuando tienen problemas personales o compiten entre sí)

Muchos pseudoescépticos amateurs son gente de buena fe, que creen realmente que la literatura "escéptica" es la última palabra de la ciencia sobre lo paranormal. Por eso no la cuestionan.

Por eso, en la parte de mis recomendaciones, señalé algunos elementos que permiten al pseudoescéptico amateur de buena fe descubrir su error mediante el uso reflexivo del pensamiento crítico y su empleo específico contra la literatura "escéptica". Si se somete la literatura "escéptica" a escrutinio crítico, se dejará progresivamente de ser pseudoescéptico... (esta es mi experiencia con muchos ex-pseudoescépticos, que ahora son pensadores críticos integrales, desprejuiciados y no fanáticos. Y todos siguen siendo escépticos reales de lo paranormal)

Echaré un vistazo a tus post sobre los pseudoescépticos.

Saludos

JuanPablo dijo...

no había tenido tiempo de revisar los links. El primero es tremendo, sí. No sabía que en España los financiaban tanto en las universidades!

te dejo un link que seguro te gustará, hace rato que lo quería postear, y entre una cosa y otra, lo fui dejando: the why files

Luis dijo...

Juan, muy buenos tus posts. El último link no lo conocía, está muy bueno, gracias por referirlo.

El mejor y más completo análisis al pseudoescepticismo que conozco, donde se analizan y desmontan en detalle todos y cada uno de los argumentos específicos de los pseudoescépticos es el siguiente:
http://www.geocities.com/wwu777us/Debunking_Skeptical_Arguments.htm

Lo curioso y alucinante de esto, es que los pseudoescépticos son iguales en todas partes, tienen el mismo patrón y usan los mismos argumentos SIEMPRE. Es un rasgo típico del fanático. Por tanto, son predecibles y refutables, si se los investiga bien.

Como dije, lo lamentable de esto es que su fanatismo los lleva a pensar que tienen razón (sin cuestionársela), y que toda crítica a ellos es producto de una "conspiración magufa" o de la irrcionalidad y credulidad de los no iniciados al pseudoescepticismo.

Saludos