8.7.02

53.- Matematicas, guerras y computadoras 2 - Cholesky

Desde que se inventó la flecha, el objetivo ha sido poner el proyectil donde se puso el ojo. Un gran cambio se produjo en la Primer Guerra Mundial, donde se estrenó una modalidad de combate, el bombardeo masivo: kilómetros de excavaciones separaban los ejércitos, con trenzas de alambre de púa que impedían el avance de la caballería -que por otra parte, ya estaba limitada por las mismas trincheras-, con lo cual había que despejar el terreno (modalidad favorita de los yanquis en el Golfo, Kosovo, Afganistan... próximamente en su quiosco de Irak). Las grandes batallas consistían en un bombardeo demoledor durante 5 u 8 días sobre las posiciones enemigas seguido por un avance por tierra: el ejército X salía de su trinchera y se metía en las que Y había abandonado por el cañoneo. Pero entonces, Y bombardeaba lo que habían sido sus propias posiciones (con mucha facilidad, tenían tiempo para ajustar las coordenadas), y retomaban la posición en un par de días. Así, avanzaban y retrocedían a razón de uno o dos kilómetros por semana... y una batalla podía tener un millon de bajas, entre muertos, heridos y desaparecidos (revisen Verdún, la
descripción histórica es muy buena, que sólo fue un ataque diversivo de los alemanes para que los franceses dejaran solos a los ingleses en el norte; o la batalla del Somme, con 10.000 ingleses muertos sólo el primer día).

Del lado francés, Cholesky se venía destacando por su capacidad matemática. Del ejército lo mandaron primero al servicio geodésico, y en el '14 lo nombraron comandante de artillería y lo mandaron al frente. Sus métodos de cálculo para determinar las posiciones a bombardear no fueron conocidos hasta 1924, pues nunca publicó nada, sino que se transmitieron de boca en boca. Sus técnicas para factorizar matrices y resolver sistemas de ecuaciones son utilizadas hasta el día de hoy, pues son "recetas" computacionales, rápidas y fáciles de implementar.

Andre-Louis Cholesky murió, a los 43 años, el 31 de Agosto de 1918, apenas dos meses antes del fin de la guerra.