23.7.02

78.- ...pero por esto no

[continúa del anterior]
Escribe el fotógrafo: "y es más gracioso verlo también (y sobre todo) en tipos de orientación científica, por lo general incrédulos, refutadores de leyendas y reacios a argumentos de autoridad... ese prurito por buscar apoyo, autoridad para una idea, frase, hecho... poniéndolo en boca de Einstein, o poniéndolo de protagonista. Como si fuera una especie de santo intelectual, una especie de doctor de la Iglesia... "

Einstein nunca fue santo de mi devoción ni doctor de mi Iglesia, ni científica, ni religiosa. Y soy creyente.

Sí soy reacio al ppio. de autoridad: cada vez que se aplicó en la ciencia, un grande quedó en ridículo y otro tuvo que esperar a la generación siguiente para ser reconocido. Por suerte hay pocos ejemplos en las matemáticas (el mas lamentable fue el que le costó su locura a Cantor). De hecho, mi post 65 trataba un poco de estas cosas, la sacrosanta imagen de Einstein y la indiferencia a Poincare por parte de los físicos.

De refutador de leyendas, ¡ni hablar! Divulgador, en todo caso, y acólito del Angél Gris de la primera hora (lo ví nacer, casi clandestino, en una revista transgresora, progresista, zurda, entre artículos de madres que buscaban sus hijos y chistes pornográficos...)

Y en cuanto a buscar apoyo para reforzar, impresionar o lo que sea... juro que al ver la lista me acordé de la anécdota, y me pareció buena idea compartir ambas cosas. Es como si alguien te cuestionara por citar a Chesterton (20/7, por no irnos más atrás), o releé tu primer post del 14/7... Si vos lo hacés con esa intención, allá vos, pero no presupongas que todos actuamos con los mismos motivos.