24.7.02

81.- Solo para refutadores de leyendas

La historia de abajo sería un invento del propio de Morgan, según cuenta Dirk Struick (1894-2000 !!). Durante el siglo XVIII se habrían intentado demostraciones de tipo probabilístico de la existencia de Dios (inspiradas en el argumento de Pascal: If God does not exist, one will lose nothing by believing in him, while if he does exist, one will lose everything by not believing). Pero no habría rastros reales de un contacto entre Euler y Diderot en los
anales de la Corte Rusa.

Sí se encontraron después en Alemania Euler y D'Alambert. Federico el Grande le encargó a Euler -entre otras muchas cosas- el diseño de canales, sistema de impuesto y pensiones, seguros y la Lotería del Reino (¡Kepler astrólogo y Euler quinielero! La ciencia alemana era una joda...) Se ocupó además de la artillería alemana (en Rusia había sido Teniente).

Cualquiera que haya cursado un poquito de análisis habrá oído hablar de él. Obtuvo tantos resultados que se dice que los grandes teoremas de los comienzos del análisis llevan el nombre del segundo que los descubrió, porque Euler había sido el primero (incluso la serie de Fourier fue hallada por Euler, 20 años antes que Fourier).

Pensaba matemáticamente todo el tiempo. Por ejemplo, el cálculo del volumen para sólidos de revolución se le ocurrió durante su luna de miel en Austria, comparando toneles de vino (parece que no se emborrachaba igual, lo cual lo llevó a pensar que un barril austríaco no tenía el mismo volumen que uno alemán). [Ops, casi seguro que esta anécdota está mal: lo del vino lo hizo otro, me parece]

Tal vez alguno esté pensando en la cara de la esposa... no tuvo tiempo para quejarse, ni motivos: se dice que Euler es el matemático más prolífico -no tanto por sus 886 libros y trabajos matemáticos- sino por sus trece hijos.