25.2.03


318.- PARADOJAS


Mairena siempre se asombraba por lo duro que castigaba a aquellos que no habían hecho nada.